31 julio 2010

Y por un segundo tuve la certeza de que todos buscábamos lo mismo. Un minuto de paz. Algo tan infinito y fugaz como un minuto de paz...

3 comentarios:

marie augustine. dijo...

la plantilla de este blog se vovlio loca.
te quiero :)

Anónimo dijo...

viste, se mueve a veces!

nata

Wayne dijo...

Creo que tuviste lo que yo llamo "un instante cristiano".
Si fue eso, yo también los tengo muy de vez en cuando.
Es como hacer la planchita espiritualmente.
Son pequeñisimos instantes en donde se comprende todo pero, claro, no podemos traducir lo que entendemos. Lo entendemos más allá de lo que podemos comprender.
Momentos de empatía.
La saludo.