04 mayo 2011

Al momento de mi muerte, no me importa mucho lo que hagan con mi cuerpo... A fin de cuentas, todo lo respectivo a los ritos de defunción es más para quienes quedan que para quien se va.

Cuando te morís, te morís. No importa demasiado cuántas personas lloren en tu funeral, cuántas vean volar tus cenizas hacia el mar, cuántas velas se enciendan diciendo plegarias en tu nombre, o cuántas ratas corroan y cuántos perros meen tu cuerpo tirado en un baldío.

1 comentario: