09 mayo 2011

Derrapar!

No existe la trascendencia, sino en el sentido del germen de uno que queda en la vida de los otros -aquellos que tuvieron contacto con tu ser, tu obra, etcétera.

Vivir obrando de una manera, para luego llegar a una vida mejor o peor me parece absurdo. Dejar pasar las cosas, omitir placeres, ser demasiado responsable, no pecar... ¿para qué?. Creo que todo es necesario en su justa medida, y que uno nunca sabe que hay después, si ser tan bueno y prolijo te va a servir de algo o no.

Yo prefiero vivir ahora; equivocarme, hacer las cosas mal, ser irresponsable, meterme en problemas, luego habrá tiempo para ver que pasa.

1 comentario:

El Poeta Maldito dijo...

No existe un parámetro en general que nos indique lo "bueno" y lo "malo". Lo que sí se es que no quiero equivocarme a adrede, si me tengo que equivocar para aprender, bienvenido sea. Y luego todo debe girar en un cierto equilibrio.