18 agosto 2011

.
Ayer me senté a ver la lluvia; gota tras gota empastándose en la ventana,
gotones con gotitas uniéndose y bajando por el vidrio.
Al rato, en el piso, se formó un charco y ahí vi reflejados mis ojos tristes;
y me di cuenta que si no aprendo a nadar me voy a ahogar en ese mar...

No hay comentarios.: