22 enero 2012

DOMINGO

Madrugada:
Es una máquina de repeticiones, lleva en el medio del pecho el estigma de no saber ser; y le duele, le duele muchísimo.
Por las noches no duerme, nadie la arropa, nunca nadie la arropa... no sabe dormir, no quiere comer, siempre se desespera.
Quiso ser mujer una vez y no supo cómo... tal vez es de esas cosas que simplemente no se aprenden.
Se siente mal, muy mal en el fondo, no saber ser es un pecado, cree.

Mediodía:
Me arden los ojos de mirar al mundo y llorar.
No entiendo, lloro siempre por lo mismo,
no puedo entenderlo.
Amplitud, todo se me escapa,
no aprendo,
nunca supe ni voy a saber...
Me arden los ojos, es difícil,
supongo que hay un lugar para todos,
a mi siempre me queda lejos.

1 comentario:

El anacoreta dijo...

El no deja de mirar
Años luz de la ciudad
Juntan una sola voz...

Watching the wheels