10 marzo 2012

Destripando a Natalia III

Tengo ambición de mundo, siempre la he tenido. Es como si hubiera nacido en movimiento… no puedo estar mucho tiempo en el mismo lugar, relacionándome con las mismas personas, soñando las mismas cosas. Siempre he querido más, no más de lo que tengo; simplemente más.

El mundo es inmenso, increíblemente inmenso y caótico; pero no por eso menos magnífico. Es iluso pensar que uno puede conocerlo todo, lo sé… se necesitarían varias vidas; o una sola pero iluminada por una especie de milagro, o agitada por un fuerte golpe de suerte. Aceptando esta idea he crecido, sin dejar de lado la ilusión de deambular por la infinita superficie del planeta.

-Fragmento

2 comentarios:

Patricia N. Viollaz dijo...

qué lindo pensamiento, nati. o sentimiento! no renuncies a él. es la mejor manera de ver la vida.

Lσяяaiиe dijo...

Creo entender esa sensación aunque no suelo expresar esas ansias que siento por la vida. Pero me emociona y apasiona de igual modo.

Saludos :)