31 marzo 2007

• Exquisito cadáver •

Mirar en tus ojos transparentes sintiendo ese amor profundo que me ahoga.
Saboreando la hiel de la transpiración, anhelando el eterno segundo de dulzura después del amargo despertar.

El otoño que lucha por atravesar la venta, rajada por el frío anochecer ahora ausente,
los días que se vuelven cada vez más cortos, siempre nos faltó tiempo. 
Afuera el frío asesina recuerdos, mientras acurruco los dedos contra el fondo del zapato. 
Ese frío que ya no canta, sólo sopla y arremolina los sonidos.
En algún sueño yacemos en el fondo del río, o volamos por el cielo como polvo. 
Exquisito cadáver, como decía Kundera, que hermoso es morir bajo el signo de la levedad.

01 marzo 2007

.viajando.

La humedad es casi sensible al tacto 
y las lucen encandilan mis ojos aturdidos de resplandor. 
Seguimos moviéndonos en círculos eternos y monótonos,
nunca sé a dónde vamos.

Es raro ver como las polillas se suicidan contra el vidrio del auto, 
me pregunto cuál será la velocidad de la luz.