19 septiembre 2008

Entre un par de maletas a medio abrir...

Hay veces en las que llegar es como partir, y otras en las que partimos para llegar a alguna parte.
Sucede que a la hora en que el viento no deja escuchar los sonidos, hundo los pies en la arena fría, y cerrando los ojos ya no necesito llegar ni partir... Porque ya estoy en todas partes.
.
Hay algo de Alfonsina en cada mujer sobre la faz de esta tierra...
Puedo jurártelo.

10 comentarios:

Maria del Sur dijo...

si es asi, vos alejate de la orilla...

María Soledad dijo...

Sin dudas hay algo de Alfonsina en cada mujer... Sin dudas.

La foto es hermosa.

Besos!

Marie Augustine. dijo...

Oh, Alfonsina... Nunca me gusto; epro tengo algo de ella también, pero no elegiría el mar. No.

Maria del Sur dijo...

Vos sos una cretina...así nomas te lo digo...q hiciste con mi numero de cel q no me escribis?
no se trata de estar desaparecida...eso lo respeto y lo entiendo, porq yo tambien tengo momentos en que no me gusta que me rompan los ovarios y al que se sepa adaptar bien y el que no...bueno que le valla bonito...


y las dos somos raras...aceptalo, pero como le dije a una persona en estos tiempos es mejor ser rara que ser nomal..

mas tarde te mensajeo


un abrazo fuerte fuerte

pily dijo...

los pies en contacto con la arena el una de las mejores cosas que puede existir

Gaviota dijo...

Me encanta caminar por esa playa, no hay limites recuerda, bueno el cielo lo es!!

Gaviota dijo...

ooo saludos desde Republica Dominicana

Princesa Hinamori dijo...

Al deseo, acompañado de la idea de satisfacerse, se le denomina esperanza; despojado de tal idea, desesperación.

Un abrazo!!!

G. dijo...

Sobretodo cuando van a Mar del Plata y van entrando lentamente en el mar sin mirar la costa en ningún momento; más allá del chiste... No lo sé; tal vez.

El otro día me enteré que un pariente de ella creo el TOFI creo.

Pame... dijo...

yo me los dejé hundidos profundo... y es taaaan bello...