10 septiembre 2009

Abuela

Repentinamente recordé el cacao acumulado en el fondo de la taza y me puse a llorar... entonces con recelo agarré una de las fotos del álbum y me la escondí entre el saco y la remera.
Todo el viaje a casa soñé con estrellas que se hacían polvo y dejaban de existir, y al llegar pegue la foto en la pared junto a las demás. La miré y llore largo rato, mientras recortaba papeles para pegar en otros lados. Es curioso que esta vez no se me pase... que no pueda dejar de pensar en vos, en tu cara diciéndome 'si te tomas toda la leche vas a encontrar una sorpresa...'
Siempre te recuerdo con mucho amor, pero a veces es triste, que se yo. Algunos días me gustaría que la vida tuviera menos sentido común y que aparecieras de repente regando las plantas, y me pidieras que te alcance una palangana para baldear el patio. O que me hicieras probar la comida para ver si está bien o le falta algo, porque a vos no te gustaba probarla mientras cocinabas.
Te extraño mucho, y aunque haya pasado un año y medio todavía te escribo cartas que no se a donde mandarte... y ya no sueño con vos, sólo con estrellas que se hacen polvo y dejan de existir.

7 comentarios:

Dolores Eidán dijo...

Yo aún creo que la mía va a invitarme a jugar nuevamente a la lotería, con los cartones con olor a humedad.

Están presentes, lo sabemos.

Un beso grande!

Chica de ayer. dijo...

sólo con estrellas que se hacen polvo y dejan de existir (..)
fantástico, me encantaaaaa!!!!!
te añado a mi lista y tee siigo!
tienes una lectora más!

Interrogante dijo...

Creo que desde algún lugar va a leer esto y se va a sentir muy felíz de ser fuente de inspiración de un texto tan profundo... Siento que está escrito con los latidos del corazón. Me gusta tu espacio, quiero seguir leyéndote. Un cordial saludo.-

Francisco30 dijo...

Me encanta como escribes nata un gusto volver a pasar por aca yo no pude entrar mas a mi antiguo blog que se llamaba sobredicho y mi nombre de usuario era j.franfal saludos =)

Floru dijo...

Sinceramente, me llegó al corazón.
Todos pasamos por esto en algun momento de nuestras vidas..
Me gustó tu blog, asi que seguiré pasando (:

Lutecia Lozares de Tobalina dijo...

Hermoso Nata ...
-Jamas olvides que somos polvo de estrellas ...-

Cris. dijo...

Yo tambien la extraño, y me acompaña cada día, me levanto y la saludo, me acuesto y le pido que nos cuide, que haga que nunca dejemos de "tenerla" y así es..... Cada noche, en cada estrella me saluda.
No se hacen polvo.... ni dejan de existir hija mía, ellas tambièn tienen que dormir, por eso a veces no las vemos y otras veces, bajan y se meten en nuestros sueños. No dejes de escribirle. Ella te lee.