21 enero 2010

Sueños

Deslizo mi dedo por la comisura de tu boca, y siento todo el frío de los besos que no me diste, me queda todo el aire de las palabras que no te dije. Y se me agolpa la sangre, debajo de la piel, sabiendo que no puedo tenerte, sintiendo que me muero por amarte... y que no me sirve de nada.

La forma de tu boca es perfecta...
se me escurre el tiempo, y yo queriendo amarte.
No puedo dormir.

9 comentarios:

Chu dijo...

Tan cierto...
Hermoso texto.
Saludos :)

Anónimo dijo...

guardo escondida una esperanza humilde
que es toda la fortuna de mi corazón ♫

nata dijo...

ojalá me quedaran esperanzas, pero esta vez no. Trato y trato de decir que si de aguantar y que no me duela tanto, pero no puedo. Ya me jugue el todo por el todo y no hay vuelta atrás...

Del amor no se vuelve

Ale dijo...

Gracias a Dios no se vuelve...

Anónimo dijo...

sangre que ha vertido el corazón al evocarte
fiebre que me abrasa la razón sin olvidarte... ♫

nata dijo...

Nunca se vuelve

nata dijo...

Estas escondida detrás de aquel tango melancólico, aspirinas y alcohol, eterno dolor de cabeza.

un poeta con alas dijo...

hoy es de esas tardes en que raro... no quiero escribir... voy a seguir leyendo tu blog..tu blog que me dio animo escribirle a quien me prometí no escribirle más

nata dijo...

Me parerce más que genial, escriba señor, escriba