31 agosto 2009

Carta vieja,

Querida:
Empezar por el final, y terminar como al principio... enredada.
De momento ya no llueve y se me enfría el café por mirar por la ventana, y ya no pasan los autos ni caen las hojas, y el sol no me cierra más los ojos.
Podría decirse que las cartas que no te escribí, no te las voy a escribir nunca, y los perdones que no me pediste, y los perdones que no te dí, tampoco los vas a recibir.
Quién te dice... tal vez algún día encuentres un papel que abra una ventana en el tiempo, y si afuera hay sol, quizás, se te de la gana de asomarte por un rato y volver algunas primaveras atrás. Yo voy a estar sentada en el mismo lugar, con el mismo mismo cielo reflejado en los ojos.

4 comentarios:

Marie Augustine. dijo...

Si escribis cartas así, cuanto que me he perdido. Voy a abrir nuestro puente.

salmon ensabinado dijo...

que sorpresa! pense que tenias abandonado el blog...yo estoy tratando de retomarlo.
que carta, cuantos dialogos sin dialogar, cuantas cosas pendientes, cuanta nostalgia.
el tiempo te puede sorprender, y tal vez ya no estes sentada en el mismo lugar...
un gran saludo flaca!

[ L u c h o 7 3 ] dijo...

Los recuerdos que trae la brisa no? La nostalgia que invade la tarde. Un gusto leerte. Te mando un beso. Lucho

Dolores Eidán dijo...

Me trajo tantas sensaciones al estómago...