29 agosto 2009

Pensamiento

Me siento Pandora, con mi propia caja de la vida en las manos.
Una lástima… hace rato destrocé mi equilibrio.

2 comentarios:

NARCISO dijo...

Cuando las cosas quedan en manos de uno ya no tenemos a quien echarles culpas. YET!

Laury~! dijo...

Pero lo que queda es la esperanza. Y eso nunca se pierde.
Un besazo.