05 marzo 2011

PM

Carretel de hilo rojo metalizado gira entre los dedos
madrugada envejecida, otro paquete de tabaco vacío.
El sueño que enloquece, la vigilia se confunde y entremezcla.
Sensación, roce del hilo, alucinación, deslumbramiento...
Espejismos, aire viciado.

Allá lejos el sol abre el ojo izquierdo, asoma un destello
fascinación .

1 comentario:

El Poeta Maldito dijo...

La fascinación que causa las palabras es cautivante.