09 febrero 2018

Todas las veredas

El suelo estaba húmedo
y tu cara brillaba en la penumbra
bajo el latido rítmico de las letras de neón
Abierto, rojo, fuego
bocanadas grises que rompen la noche
vimos pasar a un hombre enloquecido
acorazados en una esquina
siempre a favor del viento
Azul, frío, tregua
cuando sobran las palabras
siempre quiero tocar tus dedos
el suelo sigue húmedo
o lo estaba en el recuerdo
que construyo en este lugar
que ya está cerrado
que siempre lo estuvo
tal vez nunca me imaginaste
en colores tenues
tal vez mi respiración
es fosforescente
en esta madrugada
Verde, quieta, duermo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sos de las pocas que sigue con el blog, y que sigue escribiendo tan hermosamente como siempre. Espero andes bien.

(sin ganas de loguearme, Ale)

Natalia Maggi dijo...

Ale te escribí en tu blog hace un tiempo y no tuve respuesta!! (No sé si vas a leer esto!!) Quiero saber cómo estás y si seguís viviendo afuera!

Ale dijo...

¡Sí que tuviste respuesta! pasa que es tan vieja la versión de mi blog, que a vos no te notifica, pero te respondí :)

Estoy bien, sigo viviendo afuera, sí. Ayer se cumplió un año, cómo pasa el tiempo, no te podés imaginar.

¿Vos cómo estás? nunca te lo conté pero unos días antes de irme nos cruzamos las caras, ibas muy charleta y no me dio para importunar, pero nada, fue un flash jaja. Un beso Natalí !