10 junio 2010

HOY

Sentir que no alcanza, saber que no alcanza.

Más allá de todo eso que soy, no puedo ser más nada, no quiero...
Por momentos me gustaría ser de otra manera,
dejar de fumar, volver a enamorarme, ser más ilusa, pensar menos.
No confío en las personas, no confío ni en mi misma,
ya no se lo que siento, y hay veces que dudo de lo que soy.

Esta mañana me quedé un rato mirando al cielo,
comiendo caramelos, preguntándome infinidad de cosas.
A fin de cuentas la claridad no sirve para nada.

1 comentario:

Alessa dijo...

Hola, qué tal? Me encontré con tu espacio. Me gustó mucho la forma en que termino: "Al fin de cuentas la claridad no sirve para nada"

Esas veces que uno duda de lo que es, son las peores. Quién no quiere volver a enamorarse o al menos reinventar el amor.

Un saludo desde Chihuahua, México. (: