03 junio 2010

Desencuentros

Una sonrisa que miente de oreja a oreja,
racimos de palabras sin sentido.
Puedo mirarte a los ojos y decirte que está todo bien,
sonreírte, abrazarte e irme.
.
Todavía no aprendiste a leerme entre líneas...

2 comentarios:

ella dijo...

las palabras tambien se hicieron para mentir, pero no pueden esconder lo que grita una mirada.
como siempre, me ecanta lo que escribes :D

saludos~

Cheba dijo...

Me acuerdo de tres golpecitos en la espalda cuando alguien te da un falso abrazo.
Cuando te quieren sin quererte ver.
Porque aquel q realmente abraza, se entrega totalmente.
Salut