23 junio 2010

Partida

No tengo miedo, dejo las dudas debajo de la cama junto a las zapatillas viejas. Me ato el pelo desprolijamente, me pongo los anteojos, agarro la mochila y me voy.
Te dejo atrás ciudad del deseo, te dejo atrás historia de amor sin moraleja. Afuera sopla el viento y mueren las aves, se avecinan tiempo mejores... quizás, no lo se. Llevo la sonrisa pegada a la cara, expectativas en cada ojal del saco, azúcar y pan en los bolsillos.
No miro hacia atrás ni quemo recuerdos, palpito un día de sol y árboles de copas verdes. Tarde de río, música y paz.
El amor viene y va como una ola que se aferra y se aleja de la orilla, la esperanza siempre queda. Compré unos gramos de auto estima, vendí agua salada por montones, y estoy lista para empezar de nuevo.
.
Se avecinan tiempos mejores... quizás, no lo se.

2 comentarios:

Lala dijo...

Pero q cantidad de cosas lindas q escribis mujer!

Hecho Seleccionado dijo...

no habria mayor problema si uno pudiera elegir sentir cosas buenas. pero lamentablemente eso es imposible. se puede elegir sentir o no sentir. si uno siente, siente amor odio conocimiento sexo ansiedad gratitud esperanza desazon soledad y todo el combo.
no existe la anestacia selectiva.
y usted, nata, quiere sentir o no sentir, esa es la cuestion.




tiempo bueno o malos es solo una porción diminuta del problema. tiempos son tiempos. pero eso usted ya lo sabe, dado que usted nacio para mierar lo que pocos quieren ver.