06 noviembre 2011

Desesperarse

¿Qué se siente ser un puñado de huesos fríos cubiertos de carne tibia... deambular por un mundo tan inmenso inundado de pequeñeces que estremecen?
¿Cuál es el mecanismo que hay que accionar para no sentirse perdido, o débil, o impotente; cuál es el ingrediente que falta para cambiar la receta?

¿Realmente seremos fragmentos de una red de sensaciones; formaremos parte de un universo de experiencias simbióticas?

No hay comentarios.: