14 febrero 2012

Algún febrero.


De madrugada corre por los pasillos, sigue el olor del café recién preparado y dobla sin dudar en ninguna intersección. Busca, todo el tiempo busca... no sabe que la estoy soñando, pero va descalza. Tiene un cigarrillo en la mano, colgando se balancea, hipnotizantemente rítmico. Yo la miro, no se bien por qué pero la veo; se aleja rápido, de algo huye, tal vez tiene miedo.

1 comentario:

alkerme dijo...

Muy bonito.

Saludos, Talita