09 enero 2015

Intempestiva


Podría, quizás, contar una historia de cada pequeño pliegue de piel en tus dedos, 

o describirte, con pocas palabras y muchos sabores... 
Y quisiera que pasáramos horas hablando de las cosas que no tienen nombre,
o simplemente escuchar como golpean tus zapatos contra el suelo,
ese ritmo continuo que parece marcar el latido de la tierra. 

 Disfruto del viento que trae sal y lleva flores,
viajando como un planeta alrededor del sol y las estrellas... 
Yo no sé si existen dimensiones físicas 
que expresen las sucesiones de estados por los que pasa la materia;
No sé qué día es hoy, ni qué vendrá mañana, pero ya no me apuro,
lo que tenga que ser, que sea; y lo que no, que se transforme.

1 comentario:

Nanna dijo...

Una bella idea en la que siempre he creído.