04 febrero 2010

Quitaypon

Y en algunas noches que se hacían largas, yo soñaba con estrellas de otro cielo, un cielo lejano que ya no me pertenecía. Pero me gustaba jugar con la inocencia de creer que quedaba algo ahí.. en lo profundo, donde mueren los sonidos y habita la soledad cruda, ahí donde una voz es el camino para salir del miedo; ahí donde nunca quiero llegar pero siempre llego.

No hay comentarios.: