28 abril 2010

Libros

Desde chica soy de esa clase de persona que entra en las librerías y se pasa horas mirando las cubiertas de los libros…
Lo primero es el nombre, indiscutiblemente, aunque casi siempre termino comprando el más común, de toda la biblioteca elijo el del nombre más seductor.
Lo segundo, y lo realmente importante, es la primera frase… un libro no puede empezar con una frase insulsa, aburrida, escrita al azar, ¡nunca!
Un libro tiene que empezar con una frase que te genere cosas.

4 comentarios:

MX-Asterion dijo...

totalmente de acuerdo, ya lo decía fontanarrosa con su gran "puto el que lee".
sigo chusmeando por tu blog, saludos!

.Guada. dijo...

definitivamenteeeeeeeeee

yo tmb te quiero :)

Con dijo...

dicen que no jusguez a un libro por su portada, porque seamos honestos, la portada oculta tantas cosas...

El Poeta Maldito dijo...

A mi me gusta, sobre todo en los libros de poesía, abrirlos y leer una página aleatoria, ahí donde lo abrí leo un par de poemas y si me gusta, me lo llevo. Es obvio que los puntos fuertes de los libros están al principio y al final, por eso voy al medio, si me compra esa parte, es posible que me asegure lo demás.