28 abril 2010

Madrugada

Bajó las escaleras del subterráneo abandonado y se detuvo. Miró a su alrededor pero no vio nada, absolutamente nada…

No hay comentarios.: