18 noviembre 2010

Pero quizá, solo quizá,
ese impulso venía desde otra circunferencia planetaria...
Desde allá, tan lejos,
convertido en un rayo de electricidad desteñida
que llegaba a movilizarla como el eco de un grito en las silenciosas montañas...

Así era el amor, un movimiento ~

No hay comentarios.: