14 noviembre 2010

XVIII

como quien canta
en la soledad de la tarde,
y ríe para no llorar.

No hay luna que calme
el sueño terminado.