20 agosto 2010

Simona, we are getting older... ♥

Hoy recibí una postal tuya desde el Gran Cañón del Colorado, y no te puedo explicar lo bien que me haces, lo mucho que te extraño, toda la falta que me haces desde que te fuiste.
Fue gracioso que vos me mandaras esta postal sin saber que yo te iba a escribir una carta -si, esa carta que empecé a escribir antes de que te fueras, cuando estaba de viaje, porque ya te extrañaba-. Fue gracioso que al volver de mi viaje vos ya no estuvieras, y cuando te fuiste a pasar esos días con Tay al Gran Cañón me mandaste esas líneas -tan poquitas palabras pero tan suficientes- y que cuando vos volviste a casa te encontraras con la sorpresa de que yo también te había escrito. Será esa telepatía rara que compartimos desde el primer día, esa forma de pensar y sentir tan simbiótica, tan nuestra.

Hay personas en la vida que realmente valen la pena, valen todos los momentos tristes que haya que soportar, todas las peleas que haya que pasar, todas las risas que hacen que la vida sea hermosa. Y el día que nos conocimos estoy segura de que nadie pensó ni por un segundo que nos íbamos a hacer tan amigas, éramos y somos tan diferentes... pero supimos encontrar en la otra eso que es más importante que las diferencias, eso que nos hace iguales, que nos hace querernos.
Te fuiste hace muchos días ¡y todavía siento que falta tanto para que vuelvas!. Aunque si, lo se, si vamos a ser realistas te fuiste hace exactamente 29 días y volves en 11 días más. ¡Y para mí es una vida entera lejos de vos!.
En fin, gracias por la sorpresa, gracias por pensar en mí y por quererme como soy. Gracias por imaginar tu vida junto a la mía hasta el fin de los tiempos -y si, somos así, melosas!-
Te ama, Nata.


I would call you up every Saturday night
and when both stay up till the morning light
singing ‘Here we go again!
And the time goes by, I will always be
In a club with you in 1973,
Singing ‘Here we go again!’.

No hay comentarios.: