11 octubre 2010

Carta pública III

Casi siempre cuando salgo del laburo, y voy apuradísima a comprar una hamburguesa, una manzana, algo para comer en el camino a la facultad, siento ganas de llamarte, de que me llames. Se que a esa hora ya te estás por ir del laburo vos también, a veces un poquito antes, a veces un poquito después. Igual no puedo, no puedo llamarte porque te hago mal.
.
No se en qué momento pasamos de hacernos bien a hacernos miérda, y en el camino parece que nunca te quise o que nunca me dejé querer. En el fondo sabés que no es así, o al menos eso deberías saber.
.
Yo te quiero, te quiero como alguna vez te dije. Me acuerdo de vos y de tus heridas que no querés reabrir ni cerrar, me acuerdo de tus dibujos mucho mejores que los míos, de tus chistes medio malos jajaja, de tu compañía.
.
Es triste cuando alguien siente que ha desperdiciado el tiempo con una persona. Espero que no sientas eso, y si lo sentís, perdoname.
.
Natalia

1 comentario:

marie augustine. dijo...

plasma muchas cosas que siento, y me hace bien, porque al leerlo en voz bajita es como si yo me lo dijera a mi misma y lograra admitirlo, aceptarlo, darme cuenta de que era ese ESO que no me dejaba dormir bien.