16 octubre 2010

Charlar con uno mismo

Llevo varios días sentándome a mi lado y contemplándome. Examinando mi humanidad y viéndome las virtudes y las fallas. Hace unos cuantos días que vengo preguntándome cómo ando, qué es lo que siento.

Mirarse a uno mismo es difícil, garrafalmente complicado, es algo que no solemos hacer todos los días. No cualquiera tiene la determinación de sentarse junto a si mismo y observarse, observar esa plenitud que somos, a veces sin darnos cuenta.

Me pregunto:

- ¿Cómo estas?
- Yo... ahí ando, hoy no se si estoy del todo bien.
- Pero... ¿estás mal?, ¿te sentís mal?
- No, no es que me sienta mal precisamente, sólo me siento... rara
- ¿Rara-rara, o rara de diferente?
- Rara interiormente, algo así como una 'preocupación metafísica'.
- Eso es muy de televisión, muy de Canal Infinito.
- Si, ya se… ambas sabemos que tengo esa tendencia tan absurda y divertida de explicarme _así, de manera complicada, con palabras difíciles, enroscándome.
- Está bien, no te estoy criticando, a lo mejor lo que te pasa es tan complejo que solo encontrás _formas complejas de explicarlo.
- No se si será tan así, pero cierto es que no me alcanza con decirte "estoy mal", "me siento _triste", "tuve un mal día"; porque no siento nada de eso, sino una preocupación, un signo de _pregunta enorme que no me deja dormir tranquila.
- ¿Te diste cuenta de que vivís toda tu vida buscando respuestas?
- Si.
- ¿Y no te parece un tanto insulso vivir así?
- Para nada, más bien todo lo contrario.
- Pero, en vez de preguntarte tantas cosas, podrías maravillarte del mundo y simplemente vivir _en eso, de esa manera.
- ¿Y qué te pensás que hago en el camino?, me maravillo de la vida, la engullo de un solo _bocado y la saboreo mientras se diluye exquisita sobre la lengua.
- No te entiendo...
- Haciendo un paréntesis, si vos no me entendés, ¡estamos sonadas!
_Respecto a lo de maravillarse, eso hago día a día. Me hago tantas preguntas porque la vida _simple es aburrida, monótona, carente de sentido y sensaciones. Es mucho más rica la _experiencia de dudar, de preguntarse, ser un tanto escépticos pero sin llegar a agitar _fielmente las banderas del escepticismo. Hay que desconfiar y creer en igual medida, _preguntarnos y preguntar pero de una manera más respetuosa, menos agresiva, preguntar _con cariño, para aprender.
_A mi gusto es un desperdicio de tiempo quedarse con la simple idea de que "el cielo es azul _porque es así y punto" por ejemplo. Hay que interesarnos más, preguntarnos más, ser menos _apáticos con el mundo que nos rodea y con nosotros mismos. La vida es una gran masa de _objetos, personas, sentimientos, ideas, vivencias, pensamientos, y un sinfín de elementos _más, y todo está encerrado entre dos enormes signos de pregunta, que nos invitan a _profundizar, a descubrir, a investigar, a involucrarnos, a formar parte.
- Somos una persona muy extraña, ¿No?
- ¡Y que lo digas!

1 comentario:

a.c. dijo...

"Me hago tantas preguntas porque la vida _simple es aburrida, monótona, carente de sentido y sensaciones."
Siempre escribiremos las cosas de a dos¿?
Te quiero pendeja!