26 octubre 2010

Fin.

Y al fin pude deshacerme de todo eso que me hacía mal
despegarme los dolores de la piel,
disolver la tristeza en el aire.-
.
Para dejarte ir, querido mío, hicieron falta un millón de amaneceres,
ni uno más, pero ni uno menos.

No hay comentarios.: