11 enero 2011

14/12/10

Vi tus ojos e inventé sinceridad,
en tus manos implanté el deseo de abrazarme.
Lo que anoche fue real,
la madrugada lo volvió mera ficción.

Que gran estupidez andar por ahi regalando corazón.

4 comentarios:

marie augustine. dijo...

es dificil aprender a contener el corazon para no regalarlo.

Anónimo dijo...

no regales el corazón, regalá amor

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
La Maga dijo...

(suspiro)