10 enero 2011

Carta pública V

6/1/2011


Hace rato no te escribo una carta en papel, así, de puño y letra... pero vos y yo sabemos que cada tanto me siento a mirar el cielo y te cuento como va mi vida, cuales son mis sueños, mis nuevos amores y heridas.

Hace unos días encontré la urna que contenía tus cenizas, la agarré pensando que era una caja de zapatos algo extraña, pero no tardé mucho en descubrir que tenía una placa metálica con tu nombre y una fecha a modo de punto final.

Son dolorosas las fechas finales, porque al principio no se olvidan, y luego se pasan por alto... realmente no se que es peor.

De cualquier forma hoy está nublado acá en la costa, exactamente igual al último día que pasamos juntas. Y yo me acuerdo, Abue, que estos son los días que te gustan. Si, que te gustan, porque estés donde estés estoy segura de que te siguen gustando.

Tengo ganas de salir a caminar, dar vueltas en círculos, meterme en cada calle sin salida, mirar para ambos lados en cada esquina, a ver si te cruzo en algún lugar. Si, ya se que es imposible... que hace años ya no estás por acá. Me gustaría que me vieras, que me dijeras esas cosas que solo vos decías. Hoy lloro, un poco, pausado. Lloro porque me hacés falta y me aterra olvidarte ¿sabés?...

Tengo tu foto pegada en la heladera, y todos los días cuando busco la leche para el desayuno te sonrío, te deseo buenos días y te repito que te amo.

2 comentarios:

Lucho dijo...

Las despedidas son esos dolores dulces.. esa filosofía tan ambigua que nos llena el alma y a la vez nos hace sentir vacíos. Siempre hay que brindar por quienes no están con nosotros y recordarlos día a día, pero a veces cuesta mucho no tenerlos.
Te mando un beso.
Lucho

Anónimo dijo...

Mirà que loco, le escribiste un 6/1, dia de reyes, nunca dejaba de llamar temprano cuando eran niños para ver que le habían traído y para decirles que en su casa tambièn habìan dejado algo para ustedes por que se portaban muy bien.
El 5/1 era su aniversario de casados, iba a cumplir sus bodas de oro este año. Tambien tengo su foto conmigo y le doy los buenos dìas y le pido que te cuide... y aveces, solo a veces me despierto sonriente por que siento que me abraza y recuerdo cuanto me querìa.
Besos Na