16 julio 2008

Yo iba y te abrazaba, por la espalda...
vos me dabs vuelta y me acariciabas el pelo, malcriándome.
A veces me desesperaba saber que nunca serías mío...
que nunca serías más mío que esas manos, que esa piel.
Yo te confesaría mis miedos alguna madrugada
y vos te reirías
mirándome a los ojos y diciendo "tonta"...
En esos momentos sabía que era lo máximo,
que no podía ser más tuya que eso,
que esos ojos que te miraban apenados,
que esas lágrimas que vos querías evaporar...

Amarte, con los ojos bien abertos..

2 comentarios:

Anónimo dijo...

uff...
con el tiempo termino siendo igual de empalagosa que las demas...

martín dijo...

.


¿recordás
Polution? *