28 septiembre 2010

Algo mío.

He ahí lo hiriente de ti, que me hablas sin mirarme,
sin dedicarme tu tiempo realmente.

He ahí lo iluso de mi, que te busca y te llama.
Lo quimérico de un nosotros que no existe, Papá.

No hay comentarios.: