17 septiembre 2010

Ayer

Me desperté un día y me di cuenta que era una mala persona.
A lo mejor porque fue un día tan chato, un día sin vuelo. Un día de buscar constantemente el sol y que no aparezca, que no asome ni una pestaña sobre mi cielo.

Todo el día sentí esa angustia adentro del cuerpo, esa angustia que me desespera desde la raíz hasta la última ramita, y me hace pensar que no cambiaría nada. Que si me borrara del mundo, a nadie se le movería un solo pelo. Porque soy una mala persona, una hipócrita, porque solo se lastimar, lastimarte. ¿En qué clase de idiota me convertí?, al final me puse todos los disfraces que me quería sacar... y en el armario me quedó el de valiente, aunque la valentía sea una terrible pelotudez.

Hace un tiempo planté una semilla con la mejor intención, planté una semilla para que diera frutos y frenara el hambre, para que diera flores y embelleciera el mundo. Pero esa semilla pudrió toda la tierra, pudrió el cielo, el aire, pudrió todo. Y es todo mi culpa, por ser tan enroscada, por ser este espiral que marea a cualquiera.

¿Recordás como se siente estar abajo del agua?, ¿Alguna vez sentiste esa incapacidad de respirar en el pecho?... ayer la sentí todo el día, ese peso en el pecho que me demuestra que no sos una persona más, que me importás, que te quiero, que nunca quise hacerte mal. Pero no dejo de ser una mala persona por eso, no dejo de ser una mentira para vos.

De todas formas siempre lo supe, y supongo que por eso todas mis huidas, mis advertencias, mis sermones sobre lo que soy y lo que no puedo ser. De corazón desearía ser una persona más completa, menos frágil para andar por la vida sola. No dejo de pensar que estarías mucho mejor sin haberme conocido, y es una miérda sentir eso. Siento que sentís que no te di nada, que conocerme fue restar, dividir. Un poco me arrepiento, por sumarte un peso más.


Es complicado ser mala persona. Debería salir a la calle con un cartel rojo que dijera "tené cuidado, no te acerques a mi". Pero mis ojos dicen lo contrario, y con los ojos no se puede mentir...
Entonces, a lo mejor, no soy tan mala persona, sino que soy imperfecta, hago lo que puedo y trato de hacerlo bien. No me justifico, solo te digo, no hubo maldad. Disculpá si no fui lo que esperabas, simplemente fui lo que soy...

1 comentario:

federic dijo...

ser lo que se es, es lo mejor que se puede ser.
lo demas es puro cuento