28 agosto 2011








Las tardes chorrean
su ácido
sobre mi,

y yo me quedo,
quietecita.

No hay comentarios.: