24 agosto 2011

Nosotros

Una vez te dije, que cuando pudieras diagramar la curvatura de mi cintura,
entenderías muchas cosas...
Entonces sería tiempo de acercarnos, solo un poco más, algunos pasos;
y sentir tu piel en la mía y mi piel en la tuya.
Hace tiempo te miro dormir,
y me asombra que sigas siendo un misterio tan indescifrable para mi.

En la pared de la habitación, justo sobre la cama escribimos:
"El amor es un juego tan simple, que siquiera tiene reglas"
y por muchos otoños nos dedicamos a jugarlo y jugarlo,
hasta quedar exhaustos, boquiabiertos, rendidos.

Ahora el invierno me congela el cuerpo y tu ausencia me carcome los sesos.
En el placard aún queda una de tus camisas, y en mi piel la sensación de tus dedos rozando.
Una vez te dije que cuando te fueras, yo entendería muchas cosas.
Entonces sería tiempo de reconstruirme y saberme sola conmigo.

El amor no es para siempre si uno no quiere que así sea,
el amor brilla y se apaga como los foquitos de luz de las estaciones.
Yo te vi amándome hace unos años, me quedé ciega de tanto amor sincero,
y después te fuiste.
No puedo decir que entonces todo era mentira, o que ahora lo sea,
simplemente el amor es un momento y dura lo que dura.



No hay comentarios.: