11 agosto 2008

Felicidad

Tanto buscabas Natalia, en los lugares más lejanos...
Tanto buscabas sin fijarte en las cosas importantes.
Hasta hoy no habías aprendido, quizás, que se puede ser feliz con tan poco...

Ay Natita, Natalita de mi corazón, que bien te queda la sonrisa.
Si tan solo te durara...

7 comentarios:

Diego Bartra Bazán dijo...

Hacía falta un escrito así en este blog.

A través de tus ojos de poesía veo que estás re-adolescente (será que lo eres...). Pero hay mucho más que ver ahh...

Ale dijo...

Me acordé una canción que dice "cansado de andarte buscando vine a encontrarme, harto de nunca encontrarme por andarte buscando". Será que a veces tenemos que dejar de fijar la vista tanto en algo y empezar a disfrutar con las cosas que nos van pasando y muchas veces ni vemos.

Y la duración será la que tenga que ser, lo importante es qué hacemos con ella mientras dura. Asi que saboreala :)

Un beso

Roberto Esmoris Lara dijo...

La brevedad del texto incita a la brevedad de la vida...es como aquello del silbido del aire antes que movamos la espada.

Besos
REL

Ignacio dijo...

y que haria que dure?

a veces el hombre no ve el bosque..por ver el arbol. asi como no ve la milanesa,por ver el sanguche

Maria del Sur dijo...

si se dice q haria q dure pierde todo sentido....

salmon ensabinado dijo...

Peligrosa, tentadora, carnosa y tiene pinta de charlar mucho!!ja! mejor no sigo...
Solo dale luz el instante.
Un gran saludo señorita boca.

Schnee dijo...

"Ay Natita, Natalita de mi corazón, que bien te queda la sonrisa.
Si tan solo te durara..."


tenemos que dejarnos llevar, en lo alto~~